🎮 + 👾 + 🕹+ ❤️

Hablemos claro, Cuphead ha sido uno de los videojuegos más interesantes y ambiciosos de los últimos años, aprovechando el espíritu retro de los dibujos de los años treinta para mezclarlo con un sistema de plataformas, donde el jugador deberá aprender a moverse para sobrevivir.

Con la llegada a Nintendo Switch, el título de los cabezas de taza no solo se estrena en la casa de la gran N, sino que también mejora y añade diferentes apartados que el público había pedido, las cuales también llegaron a las otras plataformas donde el videojuego está presente.

Cuphead cuenta la historia de dos hermanos, Cuphead y Mugman, que un día se escaparon de los cuidados del abuelo para irse a jugar a un casino, donde tras una racha de suerte, son retados por El Diablo a un juego de dados, el cual les podrá convertir en dueños del casino o les hará entregar su alma. Tras perder el reto los dos hermanos suplican al Diablo por sus almas y este les propone un negocio: buscar y traer las almas de otros de sus deudores en 24 horas, siendo esta la única forma de quedarse con las suyas.

El mundo de Cuphead consta de tres grandes islas, donde el jugador deberá superar los niveles y derrotar los distintos jefes, usando mecánicas y estrategias diferentes para cada uno de ellos, haciendo que cada enfrentamiento sea una enseñanza para el reto que viene más adelante. Además, nuestro personaje cuenta con la posibilidad de obtener mejoras de disparo y habilidades para esquivar, sumado a los artes y súper artes, que permitirán tener ciertas ventajas sobre los enemigos y realizar impresionantes ataques de multi-daño, dando con esto la personalización para el jugador.

Al tener la versión de Switch, encontramos que Cuphead ahora tiene la posibilidad de hacer cambios de idioma para los textos, la facilidad de jugar con Mugman y un sistema de logros propio, algo que está diseñado bastante bien y agrega cierto sabor al desafío. El título corre de manera fabulosa a 60 FPS, tanto en modo televisor como portátil, siendo este último la mejor forma de disfrutar del juego, ya que da la facilidad de disfrutar de la aventura en cualquier lugar y aprovecha el uso de la batería, dando hasta unas 3 horas y media de diversión ininterrumpidas.

Al jugar con los Joy-con por separado, Cuphead cuenta con un control básico y optimizado, que mantiene la esencia del desafío y aprovecha los recursos del mando reciente de Nintendo para que el jugador sienta una inmersión interesante por medio de la vibración, que hará temblar el control con cada impacto.

Ha pasado más de un año desde la salida de Cuphead al mercado, siendo una propuesta interesante y diferente a todo lo que había en el momento. En ese tiempo, el estudio estuvo trabajando en lo que los fanáticos del juego querían, haciendo de esta versión una 2.0, que hace que la esencia del videojuego se sienta más fuerte y robusta. A nivel de diversión e inmersión, el título puede llegar a ser frustrante y abrumador, pero esa es su alma y, gracias a la facilidad de Nintendo Switch, el título puede ser jugado en cualquier lugar y en compañía gracias a los dos joy-con.

La llegada de Cuphead a Switch es una espera que valió la pena y tiene mucho que ofrecer a los jugadores de la gran N, quienes tendrán que retomar y entrenar con varios clásicos de Mario y Contra para poder salir bien librados de acá.